Please like me, la serie que gusta y empacha

Gran parte de mi tiempo libre, además de los libros, lo ocupan las series y las películas, y más desde que soy usuario de Netflix, así que sería un error no compartir con vosotros algunas de ellas.

Después de unos cuantos dramas me apetecía una serie de capítulos cortos, una comedia entretenida para pasar buenos ratos, y la encontré: Please like me. Desde Australia nos llega esta comedia dramática protagonizada por el actor Josh Thomas – también nombre del personaje protagonista- , que también es su creador; de hecho, aquí parte su egocentrismo, intencionado o no, que vamos a encontrar a lo largo de todos los episodios.

La historia arranca con Josh y su novia, Claire, terminando su relación debido a la “nueva” orientación sexual de Josh: es gay. Lo inusual del asunto es que la noticia de su propia homosexualidad le llega a Josh por boca de Claire, situación que él no tarda en aceptar iniciando una relación con Geoffrey, el compañero de trabajo de Tom, su mejor amigo. El elenco de personajes se ve completo con una madre con tendencias suicidas y un padre que ha rehecho su vida con una tailandesa más joven que él.

Article-Lead-wide996829088107357image.related.articleLeadwide.729x410.ghhi8w.png1433504540038.jpg-620x349.jpg

Con un aire indie y modernillo –que esto sea una virtud o un defecto depende de ti-, la serie trata temas controvertidos y actuales como la homosexualidad o el aborto, todo desde un ángulo bastante optimista y sin perder la sonrisa, lo que le ha hecho ganarse numerosos elogios por parte de la crítica y el público;pero, por desgracia, aunque para el microcosmos de Josh lo sea, todo no podía ser tan perfecto,y a Please like me le encuentro varios defectos que no pasan desapercibidos.

Cualquier parecido de los personajes y sus vidas con la realidad –cualquier realidad- es pura casualidad. Las planas reacciones y emociones de los personajes no escapan de un gran repertorio de risas, sonrisas, frases con chispa y miradas propias de alguien que está fumado y le resulta difícil aguantarse la risa; nadie llora, grita, tiene rabia, sufre, manda a la m**rda a alguien, todo esto a pesar de darse situaciones traumáticas como la pérdida repentina de un ser querido, pero aquí nadie se pone nervioso, y a mi todo eso si que me exaspera. Para completar el cuadro,  Josh happy-flowerpower , que por momentos se va convirtiendo en un ser irritante, se rodea de chicos guapos interesados por él al más puro estilo Paco Martínez Soria y las suecas en la Costa del Sol. En resumen, una irrealidad con la que el espectador difícilmente se encontrará identificado y representado.1-m8ry7yjrwcyhvc99rdqedg

A pesar de todo el percal, después de varios intentos desesperados de no prestarle más atención a esta serie, me ha resultado difícil no ver un episodio más. Josh y compañía con sus ganas de gustarte, te dejan con ganas de más, con el deseo culpable de otros 20 minutos de buenrollismo rosa, queriendo saber si, por fin, alguien alzará la voz o se hartará de todo de una vez por todas. Salvando las distancias con Lena Dunham, podemos encontrar similitudes entre Please like me y la serie Girls, así que si te gustaron las andanzas de las cuatro chicas por Nueva York, seguramente te interesará ver a Josh con su jiji y su juju. Me cae mal, se nota, ¿no? Pues solo un consejo: no te lo pierdas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s