El curioso incidente del perro a medianoche – Mark Haddon

curioso_incidente_de_un_perro_a_media_noche-imprimir_300dpi.jpgChristopher, un chico de 15 años, ha encontrado el perro de su vecina asesinado en el jardín, y está dispuesto a encontrar quien ha sido el culpable de esta fechoría, pero no será nada fácil llevar a cabo su investigación en un mundo diferente al que percibe el resto de personas que lo rodea: Christopher padece el síndrome de Asperger.

Las líneas que componen la novela son escritas por el propio Christopher, un diario donde recoge sus pensamientos y sentimientos, incluyendo dibujos realizados por él mismo para que el lector no pierda detalle de lo que el chico quiere contar. Esto permite al lector acompañarlo durante varios días en su intento de averiguar quién ha podido hacerle daño al perro de su vecina. Con sus propias palabras va relatando sus vivencias y su día a día tal y como él percibe la realidad, acercándonos a la realidad de una persona que padece esta enfermedad, ayudando a entender una situación desconocida para muchos.

El joven protagonista es un chico entrañable con el que simpatizas desde que comienza la lectura. Un adolescente con una vida difícil inmerso en un mundo de adultos rodeados de problemas. Sin embargo, Chris no se da por vencido y lucha por llegar hasta la verdad. Un ejemplo de superación.

Mark Haddon, el autor, tiene una larga carrera escribiendo libros infantiles, siendo este su primer libro para adultos. Continue reading “El curioso incidente del perro a medianoche – Mark Haddon”

El desbarrancadero – Fernando Vallejo

 

Fernando Vallejo y su hermano Darío en la portada de la edición de Alfaguara

Tras descubrir sendas obras de la literatura española y chilena, continúo introduciéndome en la literatura hispanohablante con El desbarrancadero. Hoy: Colombia.

Fernando, el narrador, regresa a su Colombia natal para acompañar a su hermano Darío que se encuentra sufriendo los estragos de un sida  en estado avanzado instalado en su organismo. Al regresar a la casa familiar se reencontrará, muy a su pesar, con su madre y el más joven de sus hermanos, además de verse rodeado de un pueblo colombiano del que mucho tiempo atrás terminó huyendo y detestando.

El autor nos invita a navegar por sus pensamientos de forma desordenada, saltando de aquí allá y analizando todo lo que va creyendo oportuno, usando un lenguaje sin filtros para expresar su opinión sobre temas controvertidos como la corrupción, la religión o la familia. Vallejo nos muestra una vida miserable, con las drogas, las enfermedades y la violencia como elementos protagonistas.

La ira del narrador se ensaña de forma cruel y directa con muchas de las personalidades que se han cruzado en su vida, pero sin lugar a dudas su mayor aversión, además de por el Papa Juán Pablo II, se dirige hacia su madre –la llama La Muerte- y su hermano más joven. Sus palabras cargadas de tanto odio pueden llevar al lector a imaginar a un Vallejo demasiado prepotente y repetitivo en ciertas ocasiones. Continue reading “El desbarrancadero – Fernando Vallejo”

Nada – Carmen Laforet

Viajando por el idioma español: España

En mi viaje por la literatura en español hoy desembarco en España para seguir los pasos de una joven  en plena posguerra española. Esta joven es la protagonista de Nada la obra más conocida de la escritora catalana Carmen Laforet.

La protagonista de esta novela narrada en primera persona es Andrea, una joven de 18 años que se instala en Barcelona recién terminada la Guerra Civil para comenzar sus estudios universitarios. Su llegada a la ciudad condal se encuentra cargada de ilusiones y esperanzas, un soplo de aire fresco que le permitirá salir del pueblo. Sin embargo, todos sus anhelos se verán truncados nada más poner un pie en la casa familiar de la calle Aribau. Descubrirá un nuevo mundo plagado de opresión y violencia envuelto en una melancolía latente propia de los años posteriores a la guerra, un ambiente familiar poco propicio para alcanzar la vida con la que ella había soñado al llegar a Barcelona

Andrea encontrará su escapatoria en la universidad, donde conocerá a su mejor amiga, Ena, una muchacha de espíritu libre que despertará en la joven una profunda amistad ayudando a olvidar las miserias familiares. Ena le abrirá las puertas a un mundo de luces, un ambiente juvenil de idealistas e intelectuales que aman el arte, consiguiendo que Andrea se sienta, a pesar de su timidez y pesimismo, más correspondida por sus inquietudes. Lo peor llega cuando estos dos mundos antagónicos comienzan a mezclarse, poniéndole las cosas más difíciles a la joven Andrea.

La historia se encuentra enmarcada en un ambiente dibujado con tonos grises, donde destaca la tristeza y la desesperanza. Laforet nos traslada a una Barcelona de capa caída tras el fin de la Guerra Civil, y sin hacer referencias al conflicto bélico, puede palparse la atmósfera cargada de pobreza y desilusión que rodean a unos personajes con almas perturbadas y maliciosas por lo vivido en unos años cruentos para toda la sociedad española.

Aunque ha sido considerada autobiográfica, Laforet lo negó desde el principio. La escritora escribe Nada, su primera obra, cuando cuenta con tan solo 23 años de edad, utilizando un lenguaje rico y maduro a pesar de la juventud de la autora. Esta obra le valió para conseguir el premio Nadal en 1945, consagrándose como uno obra imprescindible de la narrativa española reciente. A pesar de no ser todo lo popular que cabría esperar en España,  el diario El Mundo la incluyó este libro dentro de la lista de las 100 mejores novelas en español del siglo XX.

Cuando tienes tantas recomendaciones de un libro por todas partes es inevitable crearse cierta expectación. He de reconocer que esta expectación no me dejó disfrutar de la novela tanto como yo habría querido. ¿Me gustó? Sí. ¿La recomendaría? Sí, sin dudarlo. Sin embargo, conforme avanzaba en sus páginas, comencé a exigirle algo a la historia, algo que ni yo mismo sabía reconocer, pero era un algo que no llegaba y que tras leer las últimas líneas siguió bullendo en mi cabeza. Y precisamente esta historia no trata de algo, trata de nada. No me decepcionó en absoluto, pero, tras un año en mi estantería con inmensas ganas de descubrir a esta gran escritora, la lectura no me provocó el esperado entusiasmo.

Leedlo, sin duda. Leedlo ya si es posible. No esperéis a que se desvanezca el oscuro encanto de NadaY sobre todo eso, nada, no esperéis nada.

 

Mala onda – Alberto Fuguet

portdaViajando por el Idioma Español (Chile)

¿Quién no ha sido adolescente alguna vez en la vida? ¿Quién no ha tenido la curiosidad de experimentar? ¿Quién no ha sido un chaval en Santiago de Chile durante los años 80 en plena dictadura? A ver, ésta última, yo no; pero Matías Vicuña, sí.

Matías Vicuña es un joven  que vive en Santiago de
Chile durante la década de los 80, en plena dictadura de Pinochet. La narración se desarrolla de forma más concreta durante los días previas al plebiscito que brindó apoyo al dictador chileno, y nos relata los días convulsos que Matías sufre tras regresar al país andino tras un viaje de estudios en Brasil. La locura de alcohol, sexo y drogas durante su estancia en Brasil le va a poner difícil su vuelta a la realidad. A su regreso, encontrará una vida que le asfixia: la chica que le gusta pasa de él; se siente un bicho raro en su familia; y la relación con sus amigos está cambiando a peor; todo esto rodeado de las comodidades -e incomodidades- de las que dispone un chico de clase alta de 17 años.

Matías es un adolescente más: rebelde e insoportable. Pasa la mayoría de sus horas entre luces de neón huyendo de sus padres: una madre clasista e insoportable y un padre al cual se encuentra unido por compartir su fascinación por las jovencitas y su afición por el alcohol y las drogas. A pesar de lo irritante que puede resultar el protagonista, la historia consigue que empatices con él; maleducado, terco, deslenguado, cretino,… pero, ¿quién no ha pasado por esos insufribles 17 años?

Alberto Fuguet (Santiago de Chile, 1964) describe con gran precisión, apoyándose en un lenguaje muy cinematográfico, numerosas calles y lugares de Santiago, facilmente reconocibles para aquellos que hayan vivido en Santiago de Chile. Además, Fuguet nos regala una gran cantidad de guiños a la cultura pop de aquellos años, pudiendo encontrar en cualquier página alguna referencia a música, artistas o películas de aquellos años. El autor sabe perfectamente cómo ubicar al lector de forma muy precisa en el ambiente de aquellos 80 en Chile, precisamente serán aquellos chilenos que conozcan la capital chilena de esa década, los que sabrán captar la esencia de la novela en su totalidad.

Una obra muy interesante. La recomiendo totalmente para acercarse a la cultura chilena, el libro es puro chilenismo, repleto de modismos que, aunque añaden cierta dificultad a la lectura de sus páginas, consiguen que captes muchos de los matices del país sudamericano.

dsc_0137_2
Parque de las esculturas (Santiago de Chile)

Fahrenheit 451 – Ray Bradbury

9788445071168La semana pasada fue publicada una noticia informando de que, desde la llegada de Donald Trump a la presidencia del gobierno de EE.UU., han aumentado las ventas de la novela 1984 de George Orwell, una distopía donde la mentira y la falta de libertades son los pilares fundamentales del estado. La novela que os traigo hoy, si bien no ha sido noticia, también predice un futuro lleno de fatalidad con una censura promovida por el propio gobierno y secundada por toda la sociedad.

Esta historia se desarrolla en un futuro impreciso y narra la historia de un bombero llamado Montag. La diferencia con nuestra realidad radica en que los bomberos no apagan fuegos sino que los prenden, además tienen un cometido muy concreto: quemar libros. El título que da nombre a esta historia hace referencia a la temperatura a la que el papel arde.

Los libros, la cultura, el desarrollo intelectual, se han convertido en asuntos mal vistos por la sociedad. La mayoría de las personas desprecia los libros, los culpan de la infelicidad de las personas por la reflexión y preocupación “innecesaria” que estos provocan, así que el exterminio de los libros por todo el país se ha convertido en algo deseable que se lleva a cabo pensando en la felicidad de sus habitantes. Todo esto sucede en un ambiente prebélico con aviones de guerra e informaciones radiofónicas que no dejan de alertar a la población sobre el estallido inminente de una guerra.

La maquinaria del sistema se encuentra perfectamente preparada para que los ciudadanos tengan un mismo pensamiento, un pensamiento único que lleva a los poderes a controlar a las masas a través del ocultamiento de la información y su transformación en mentiras. Sin embargo, es imposible que no queden cabos sueltos. Nuestro protagonista conoce a una extraña joven, diferente al resto de las personas que él conoce, cuya desaparición provocará en él ciertas cuestiones y conflictos interiores. Una chica que no se interesa por las imágenes que se suceden en las paredes de los hogares  durante todo el día, emitiendo programas y personajes. Al contrario que las demás, la casa donde vive esta chica parece viva, llena de personas conversando y disfrutando de agradables detalles cotidianos como la belleza existente en el viento o la lluvia.

book-406806_640La novela es corta -más de lo que esperaba ya que no sabía que el contenido del libro era más amplio- , y a pesar de eso, en la parte final, tuvo ciertos momentos que se me hicieron algo pesados. En cierta medida, fue un poco decepcionante para mi. Me esperaba una obra maestra y me encontré con un relato, bastante menos extenso de lo que imaginaba y con un final algo abrupto, dándome la impresión de haber sido escrito sobre la marcha, sin haber tenido claro un final deseado.

A pesar de todo, la historia me gustó. El argumento de la novela me pareció desde un primer momento más que interesante y en cuanto supe de su existencia lo añadí a mi pila de libros de tsundoku. La edición que pude conseguir, además de la novela de Fahrenheit 451, contiene un postfacio del autor explicando cómo nació la historia y la narración de dos relatos más.

Estos relatos no están mal, siendo uno de ellos (Y la roca gritó) un relato atrayente sobre una pareja de blancos que se encuentra en un país de negros durante una revolución, en la cual los blancos están siendo exterminados; y el otro, titulado El parque de juegos, me pareció muy raro e incomprensible, este relato si que no me gustó nada.

“Un libro, en manos de un vecino, es un arma cargada. Quémalo. Saca la bala del arma. Abre la mente del hombre.”

El libro lo recomiendo totalmente. Es una gran historia, una obra de referencia del siglo XX debido a sus predicciones sobre la censura, la libertad de expresión y la manipulación de la información. Paradójicamente, por los hechos denunciados en la novela, fue censurada en algunos estados de EE.UU., lo que implica que algo interesante tendrá que decir el autor al respecto.

Para acabar con Eddy Bellegeule – Édouard Louis

Para acabar con Eddy Bellegueule_135X220Desde que leí una entrevista que le hicieron al autor por la publicación de esta obra, quise leerlo. Me encontré con él por casualidad, sumergido en una cautivadora librería de segunda mano. La publicación en Francia, país de origen del autor y protagonista, fue un éxito además de estar envuelto en una gran polémica debido a su truculenta historia personal y familiar.

Edouard Louis, conocido como Eddy Bellegeule en su juventud, un apellido que evoca a las fauces de los animales según explica la traductora española, es el protagonista de este relato autobiográfico. El pequeño Eddy nació en el sitio equivocado, pasó, o más bien sufrió, su infancia en un pequeño pueblo en el norte de Francia. Un ambiente hostil para alguien como él, un chico amanerado y con poco interés en las aficiones y costumbres de sus familiares y vecinos, un estilo de vida burdo y provinciano.

Él era diferente, y se daba cuenta. No solo se daba cuenta sino que el mundo que le rodeaba se lo hacía saber de una forma cruel y desdeñosa para un niño. Un niño que crece y hace propio el deseo de sentirse aceptado, así intenta deshacerse de sus instintos más profundos solo para encajar, para integrarse en una sociedad que ni él mismo entiende.

Édouard describe una sociedad rural que puede parecer de otra época para la mayoría de personas que lea sus palabras, un ambiente poco frecuente -quiero pensar- en un país desarrollado en pleno siglo XXI a pesar de encontrarse en el país de la liberté, égalité fraternité. Los personajes que habitan el mundo que rodea al joven protagonista, extraídos de un mundo completamente real, aborrecen a aquellos que son diferentes; el racismo, el machismo y la envidia se encuentran presentes en el día a día del pequeño pueblo. Todo esto podría haber servido de excusa para cargar contra todo ser viviente que le dificultó la existencia durante los primeros años de su vida, pero el propio Eddy ha sabido como describírnoslo sin hacer hincapié en el odio y el rencor que el muchacho haya podido sentir durante todo su padecimiento.

“Pero, a fin de cuentas, como era el raro del pueblo, el afeminado, despertaba cierta fascinación divertida que me ponía a buen recaudo, igual que a Jordan, mi vecino de la Martinica, el único negro en kilómetros a la redonda,  a quien le decían Es verdad que no me gustan los negros, ahora ya no ve uno más que negros que causan problemas en todas partes, que pelean en guerras de sus países o que vienen aquí a quemar los coches, pero tú, Jordan, estás bien, no eres como los demás, y nos caes bien”

La lectura de esta novela me cautivó desde sus primeras líneas. Debido a su corta extensión, pude leerlo tranquilamente en un par de tardes, hipnotizándome con cada una de sus palabras en un relato duro y directo, protagonizado por personajes con nombre propio. El único “pero” que podría señalar sería la estructura del libro, esta no sigue una línea cronológica clara, el autor va narrando sus vivencias de una forma desordenada, algo que no es excesivamente molesto pero que me ha provocado alguna confusión de lector despistado.

La historia me ha recordado a una de mis películas favoritas de mi infancia: Matilda, inspirada también en un libro del famoso escritor Roald Dahl, de título homónimo al de la película. Así que si tú también has disfrutado de esa película –quizás también del libro, no lo he leído aún- y de su historia de injusticia y opresión, podría interesarte Para acabar con Eddy Bellegeule.

La carretera – Cormac McCarthy

la_carretera

Cormac McCarthy nos conduce a través de una carretera oscura y angustiosa sin saber dónde empieza ni dónde puede terminar. Una historia que nos sitúa en un futuro incierto, un mundo devastado, sin darnos pistas exactas de lo ocurrido.

Nos adentramos en un mundo post-apocalíptico junto a un padre y su hijo, mediante una narración desasosegante y sin pausas donde todo es de color gris. Esta monotonía se ve rota con los sueños y los recuerdos del adulto, y por la aparición de otros humanos de forma fugaz, dejando claro que la humanidad ya no existe como la conocemos y los hombres son los últimos animales que pueblan el planeta y luchan por sobrevivir comiéndose –literalmente- al más débil. Así, en lugar de querer encontrar nuevos humanos en su camino, prefieren huir de cualquier contacto con personas que pueda ponerlos en peligro.

El padre y el hijo transitan por la novela con desgana y sin esperanza, atravesando siempre el mismo paisaje sombrío y lleno de desolación, siempre siguiendo el transcurso de la carretera que los guía hacia el sur. El padre se encarga constantemente de proteger y asegurar la supervivencia de los dos, además de mantener breves conversaciones con su hijo, propias de dos personas hastiadas del mundo que les ha tocado vivir.

Cormac McCarthy obtuvo un premio Pulitzer por esta novela. Recrea minuciosamente cada acto de los personajes: como encienden el fuego, como se tapan con una manta,… y te sitúa allí mismo, compartiendo el mismo espacio con ellos.No he leído nada más del autor, pero ya lo nombran como uno de los grandes escritores norteamericanos de las últimas décadas así que trataré de conseguir alguna de sus otras novelas para decidir si lo coloco en la estantería de mis autores favoritos.

A mucha gente el libro ha podido parecerle aburrido, una opinión que puede ser comprensible ya que carece de acción o de un ritmo frenético que nos haga estar muy atentos. Sin embargo, la forma de sumergirnos en la historia que tiene el escritor me ha hecho que no pudiera parar de leer, que no quisiera apartar la mirada del libro y escapar de un mundo tan terrorífico.

hero_eb20091124reviews911249990ar

Una obra imprescindible, de obligada lectura para aquellos que disfrutan del género literario de las distopías que tan de moda está actualmente.

Hace años, vi la adaptación cinematográfica del libro. Estableciendo una comparación, a pesar de que ya sabemos que son odiosas, el libro me ha parecido bastante mejor. No obstante, la película protagonizada por Viggo Mortensen establece una imagen bastante fiel de lo que McCarthy nos narra en su novela.

Así que, como no hay por qué elegir, si puedes, disfruta de las dos.