El desbarrancadero – Fernando Vallejo

 

Fernando Vallejo y su hermano Darío en la portada de la edición de Alfaguara

Tras descubrir sendas obras de la literatura española y chilena, continúo introduciéndome en la literatura hispanohablante con El desbarrancadero. Hoy: Colombia.

Fernando, el narrador, regresa a su Colombia natal para acompañar a su hermano Darío que se encuentra sufriendo los estragos de un sida  en estado avanzado instalado en su organismo. Al regresar a la casa familiar se reencontrará, muy a su pesar, con su madre y el más joven de sus hermanos, además de verse rodeado de un pueblo colombiano del que mucho tiempo atrás terminó huyendo y detestando.

El autor nos invita a navegar por sus pensamientos de forma desordenada, saltando de aquí allá y analizando todo lo que va creyendo oportuno, usando un lenguaje sin filtros para expresar su opinión sobre temas controvertidos como la corrupción, la religión o la familia. Vallejo nos muestra una vida miserable, con las drogas, las enfermedades y la violencia como elementos protagonistas.

La ira del narrador se ensaña de forma cruel y directa con muchas de las personalidades que se han cruzado en su vida, pero sin lugar a dudas su mayor aversión, además de por el Papa Juán Pablo II, se dirige hacia su madre –la llama La Muerte- y su hermano más joven. Sus palabras cargadas de tanto odio pueden llevar al lector a imaginar a un Vallejo demasiado prepotente y repetitivo en ciertas ocasiones. Continue reading “El desbarrancadero – Fernando Vallejo”

Nada – Carmen Laforet

Viajando por el idioma español: España

En mi viaje por la literatura en español hoy desembarco en España para seguir los pasos de una joven  en plena posguerra española. Esta joven es la protagonista de Nada la obra más conocida de la escritora catalana Carmen Laforet.

La protagonista de esta novela narrada en primera persona es Andrea, una joven de 18 años que se instala en Barcelona recién terminada la Guerra Civil para comenzar sus estudios universitarios. Su llegada a la ciudad condal se encuentra cargada de ilusiones y esperanzas, un soplo de aire fresco que le permitirá salir del pueblo. Sin embargo, todos sus anhelos se verán truncados nada más poner un pie en la casa familiar de la calle Aribau. Descubrirá un nuevo mundo plagado de opresión y violencia envuelto en una melancolía latente propia de los años posteriores a la guerra, un ambiente familiar poco propicio para alcanzar la vida con la que ella había soñado al llegar a Barcelona

Andrea encontrará su escapatoria en la universidad, donde conocerá a su mejor amiga, Ena, una muchacha de espíritu libre que despertará en la joven una profunda amistad ayudando a olvidar las miserias familiares. Ena le abrirá las puertas a un mundo de luces, un ambiente juvenil de idealistas e intelectuales que aman el arte, consiguiendo que Andrea se sienta, a pesar de su timidez y pesimismo, más correspondida por sus inquietudes. Lo peor llega cuando estos dos mundos antagónicos comienzan a mezclarse, poniéndole las cosas más difíciles a la joven Andrea.

La historia se encuentra enmarcada en un ambiente dibujado con tonos grises, donde destaca la tristeza y la desesperanza. Laforet nos traslada a una Barcelona de capa caída tras el fin de la Guerra Civil, y sin hacer referencias al conflicto bélico, puede palparse la atmósfera cargada de pobreza y desilusión que rodean a unos personajes con almas perturbadas y maliciosas por lo vivido en unos años cruentos para toda la sociedad española.

Aunque ha sido considerada autobiográfica, Laforet lo negó desde el principio. La escritora escribe Nada, su primera obra, cuando cuenta con tan solo 23 años de edad, utilizando un lenguaje rico y maduro a pesar de la juventud de la autora. Esta obra le valió para conseguir el premio Nadal en 1945, consagrándose como uno obra imprescindible de la narrativa española reciente. A pesar de no ser todo lo popular que cabría esperar en España,  el diario El Mundo la incluyó este libro dentro de la lista de las 100 mejores novelas en español del siglo XX.

Cuando tienes tantas recomendaciones de un libro por todas partes es inevitable crearse cierta expectación. He de reconocer que esta expectación no me dejó disfrutar de la novela tanto como yo habría querido. ¿Me gustó? Sí. ¿La recomendaría? Sí, sin dudarlo. Sin embargo, conforme avanzaba en sus páginas, comencé a exigirle algo a la historia, algo que ni yo mismo sabía reconocer, pero era un algo que no llegaba y que tras leer las últimas líneas siguió bullendo en mi cabeza. Y precisamente esta historia no trata de algo, trata de nada. No me decepcionó en absoluto, pero, tras un año en mi estantería con inmensas ganas de descubrir a esta gran escritora, la lectura no me provocó el esperado entusiasmo.

Leedlo, sin duda. Leedlo ya si es posible. No esperéis a que se desvanezca el oscuro encanto de NadaY sobre todo eso, nada, no esperéis nada.

 

Mala onda – Alberto Fuguet

portdaViajando por el Idioma Español (Chile)

¿Quién no ha sido adolescente alguna vez en la vida? ¿Quién no ha tenido la curiosidad de experimentar? ¿Quién no ha sido un chaval en Santiago de Chile durante los años 80 en plena dictadura? A ver, ésta última, yo no; pero Matías Vicuña, sí.

Matías Vicuña es un joven  que vive en Santiago de
Chile durante la década de los 80, en plena dictadura de Pinochet. La narración se desarrolla de forma más concreta durante los días previas al plebiscito que brindó apoyo al dictador chileno, y nos relata los días convulsos que Matías sufre tras regresar al país andino tras un viaje de estudios en Brasil. La locura de alcohol, sexo y drogas durante su estancia en Brasil le va a poner difícil su vuelta a la realidad. A su regreso, encontrará una vida que le asfixia: la chica que le gusta pasa de él; se siente un bicho raro en su familia; y la relación con sus amigos está cambiando a peor; todo esto rodeado de las comodidades -e incomodidades- de las que dispone un chico de clase alta de 17 años.

Matías es un adolescente más: rebelde e insoportable. Pasa la mayoría de sus horas entre luces de neón huyendo de sus padres: una madre clasista e insoportable y un padre al cual se encuentra unido por compartir su fascinación por las jovencitas y su afición por el alcohol y las drogas. A pesar de lo irritante que puede resultar el protagonista, la historia consigue que empatices con él; maleducado, terco, deslenguado, cretino,… pero, ¿quién no ha pasado por esos insufribles 17 años?

Alberto Fuguet (Santiago de Chile, 1964) describe con gran precisión, apoyándose en un lenguaje muy cinematográfico, numerosas calles y lugares de Santiago, facilmente reconocibles para aquellos que hayan vivido en Santiago de Chile. Además, Fuguet nos regala una gran cantidad de guiños a la cultura pop de aquellos años, pudiendo encontrar en cualquier página alguna referencia a música, artistas o películas de aquellos años. El autor sabe perfectamente cómo ubicar al lector de forma muy precisa en el ambiente de aquellos 80 en Chile, precisamente serán aquellos chilenos que conozcan la capital chilena de esa década, los que sabrán captar la esencia de la novela en su totalidad.

Una obra muy interesante. La recomiendo totalmente para acercarse a la cultura chilena, el libro es puro chilenismo, repleto de modismos que, aunque añaden cierta dificultad a la lectura de sus páginas, consiguen que captes muchos de los matices del país sudamericano.

dsc_0137_2
Parque de las esculturas (Santiago de Chile)

Un viaje por el idioma español

El español es un idioma muy rico y variado. Una lengua mayoritaria que se habla en muchos países del mundo, cada uno dándole un matiz característico que le añade complejidad a nuestro idioma, y con ello una mayor belleza y grandiosidad.

Me he planteado hacer un viaje por el idioma español a través de los libros y su literatura, así que me he propuesto como reto leer, al menos, un libro de un autor de cada país de lengua hispana. Me gustaría darle diversidad y autenticidad a esta lista, por lo que trataré de evitar autores que, más que a la historia literaria de su país, sean considerados autores pertenecientes a la literatura universal, y compartiré con vosotros todas esas lecturas.

CHILE: Mala Onda – Alberto Fuguet

ESPAÑA: Nada – Carmen Laforet

COLOMBIA: El desbarrancadero – Fernando Vallejo